Nota de prensa | Luis Miguel y sus relaciones tormentosas... con los managers | Veintitantos (Mèxico, 20 junio 2018)




Luis Miguel y sus relaciones tormentosas... con los managers
Veintitantos (Mèxico, 20 junio 2018)
(Link)




Luis Miguel y sus relaciones tormentosas... con los managers
Estafas, manipulaciones y enredos de faldas.
20/05/2018 | Autor: @20s

Si algo ha demostrado Luis Miguel La Serie es que el ídolo no solo ha sufrido estrepitosos fracasos en el amor, sino que sus relaciones laborales, en particular con sus mánagers, tampoco le han salido bien.

En primer lugar, su papá Luisito Rey, "el personaje más odiado de México hoy en día" lo explotó, lo manipuló, le robó de dinero y lo involucró en problemas fiscales pues durante mucho tiempo, evadió impuestos. Entre otros asuntos familiares, eso hizo que Luis Miguel no quisiera saber nada de su papá, y que buscara a alguien en quien pudiera depositar su confianza y dedicarse a lo que él más le gustaba: cantar.



Fue así como se acercó a Hugo López (hasta finales de 1993), quien junto con Alex McCluskey (hasta 1995), cuidaron tanto de su carrera como de su persona; pero fue entonces la inestabilidad e indisciplina de El Sol que acabó con la paciencia de los mánagers argentinos.

Hugo López en Luis Miguel la serie


Después, Micky nombraría su mano derecha a su amigo, un año mayor que él, con quien lo unía una amistad de muchos: el valenciano Alejandro Asensi. El español tenía buena visión de negocios y mientras trabajó para Luis Miguel, le consiguió jugosos contratos con diferentes marcas que tuvieron al Sol como su imagen, y millonarios tratos con disqueras que incrementaron sus ganancias y lo consolidaron como el artista latino número uno.

Desafortunadamente, un lío del corazón terminó con esa relación de mánager-cantante, pero sobre todo con la de amigos, casi hermanos.

Luis Miguel le pidió a Asensi que cuidara de su recién reconocida hija, Michelle Salas, para adaptarse a la vida en Los Angeles, tras haberse reunido con ella pero su hija y su mánager terminaron perdidamente enamorados.



El rompimiento fue instantáneo, adiós relación laboral de más de 12 años, y adiós a la confianza que había puesto en el valenciano.

Luis Miguel pasó un par de años sin manager hasta que aceptó que William Brockhaus, esposo de su amiga de la juventud Michelle Salom, fuera el encargado de manejar su carrera. Brockhaus, de origen estadounidense, no tenía experiencia en el showbusiness, pero igual confió en él.
Brockhaus, quien vive en El Paso, Texas con su esposa y sus tres hijos, trabajó para Luis Miguel de 2012 al 2014 y le reclamó una fuerte suma al cantante, quien por no presentarse en la corte en Estados Unidos causó que el problema haya escalado hasta una orden de arresto contra el cantante.

Actualmente es Seitrack, la compañía que maneja su agenda.